La Historia

Los Waorani (que actualmente se cuentan entre 2,000 individuos), alguna vez mantuvieron uno de los territorios más grandes de todos los indígenas amazónicos en Ecuador, dentro de las provincias actuales de Orellana, Napo y Pastaza. Vivían tradicionalmente como cazadores-recolectores nómadas en pequeños asentamientos de clanes. Grupos misioneros reubicaron muchas familias Waoranis hacia comunidades más grandes bajo el propósito de convertirles al cristianismo.

Los Waorani son los más recientemente contactados de todos los pueblos indígenas ecuatorianos, localizados por primera vez por un grupo misionero estadounidense en 1958. Desde el primer contacto, los Waorani han experimentado una inserción abrupta y difícil en la sociedad moderna. Sus territorios se han reducido considerablemente, y las tierras restantes se han visto afectadas por la tala, la extracción de petróleo y los asentamientos coloniales, entre otros problemas. Varios grupos Waorani han rechazado hasta ahora el contacto y se continúan adentrado cada vez más en el bosque.

La actividad petrolera y la construcción de carreteras para esta industria han sido severamente perjudiciales para las tierras Waorani. A pesar de la ubicación de varias comunidades Waorani dentro del Parque Nacional Yasuní, vivir río abajo de las operaciones petroleras ha afectado drásticamente a estas comunidades y su suministro de agua. Aunado a esto, el Gobierno ecuatoriano ha iniciado actividades de perforación petrolera en territorio Yasuní, amenazando incluso a los Waorani que viven bajo la supuesta protección ofrecida por el Parque Nacional.

El Futuro

El Equipo Waorani de la Alianza Ceibo está apoyando los esfuerzos de las comunidades Waorani hacia la defensa territorial a través de la expansión de su programa pionero de mapeo territorial y a través del acompañamiento legal que brinda a las comunidades la información y las herramientas necesarias para administrar eficazmente su territorio y resistir el ingreso de operaciones petroleras. Ceibo cree que su trabajo de defensa territorial tiene el poder de unificar a la Nación Waorani, empoderar a las mujeres y los ancianos en los procesos de toma de decisiones dentro de las comunidades y proteger de la destrucción a cientos de miles de acres de bosque primario en pie.

Parte de este esfuerzo integrado radica en proporcionar agua potable a los Waorani que viven en áreas extremadamente remotas de la selva amazónica. El inicio de las operaciones petroleras en el Parque Nacional Yasuní aumenta la necesidad de proporcionar sistemas de captación de agua de lluvia dado que el plan del gobierno indudablemente pondrá en peligro el acceso de muchas familias al agua potable.

En combinación con la instalación de sistemas de energía solar renovable, el equipo Waorani de Ceibo está fortaleciendo la capacidad de las comunidades remotas Waorani para mantener su estilo de vida tradicional y tomar decisiones enfocándose en la supervivencia a largo plazo de sus familias, bosques y cultura.

Ceibo también colabora directamente con AMWAE, una asociación de mujeres Waorani con aproximadamente 300 integrantes activas, brindando herramientas de desarrollo organizacional a la asociación y colaborando en las fases de planificación y ejecución del trabajo de AMWAE con la artesanía tradicional, el cultivo de cacao y la producción de la propia marca de chocolate de AMWAE: Chocolate WAO.

¡Comparte el movimiento!