Nuestra historia inicia con una pregunta.

¿Como Podemos nosotros, un grupo de personas que crecimos en las ciudades de la civilización occidental, apoyar de la mejor manera las luchas de los pueblos indígenas?

VIVIENDO río abajo de las actividades petroleras, las cuales contaminan sus aguas dulces para alimentar a los automóviles de nuestra civilización...

DEFENDIENDO sus territorios selváticos por sobre nuestras emanda insaciable de recursos naturales.

LUCHANDO PARA MANTENER VIVAS sus costumbres y formas de vivir en el siglo XXI.

INICIAMOS en el año 2011, interrogando a líderes y ancianos de los pueblos Kofán, Siona, Secoya y Waoranis dentro del Amazonas Ecuatoriano con esa misma pregunta.

“Nuestra agua ha sido envenenada,” nos dijeron. EL AGUA ES VIDA. Debemos defender la vida.”

LOS ESCUCHAMOS e iniciamos el Proyecto ClearWater (Agua Cristalina); en conjunto con los líderes indígenas, para asegurar que todas y cada una de las familias Kofán, Siona, Secoya y Waoranis afectadas por la contaminación petrolera tuviesen accesos seguros a aguas limpias. Desde el año 2011 hemos instalado sistemas de recolección de agua de lluvia para casi 1000 familias en más de 50 aldeas y poblados, abarcando cinco millones de acres (dos millones de hectáreas) de ríos y bosques en amenaza del Ecuador, Colombia y Perú.

SABÍAMOS que construir sistemas de agua para las familias indígenas, expuestas a la primera línea de contaminación petrolera, reduciría el contacto con toxinas derivadas del petróleo y mejoraría la salud en las aldeas.

Lo que no sabíamos era casi todo lo demás que aprenderíamos en el camino:La resistencia de la memoria en las culturas indígenas. El inmenso conocimiento de los bosques de parte de los ancianos (y la desaparición del mismo a medida que los ancianos fallecen). La magnitud y escala de las amenazas a la selva tropical: desde el petróleo, la minería, el ganado, las plantaciones de palma africana, construcción de caminos y carreteras y la colonización. Todo lo que está en juego en estas luchas. La importancia de construir alianzas. Y cómo las acciones dicen más que las palabras.

Después de cinco años de trabajar con el proyecto de aguas ClearWater, hemos logrado transformar lo que hemos aprendido en más acciones. Hemos apoyado la creación de La Alianza Ceibo, una alianza dirigida por indígenas que trabajan por defender la tierra, la vida y la cultura de los pueblos Cofán, Secoya, Siona y Waorani. También hemos construido Amazon Frontlines, una organización internacional constituida por un grupo de extranjeros que habitan en la selva amazónica, comprometidos a la lucha por la autonomía indígena y la protección de la selva.

¡Comparte el movimiento!