Pueblos Indígenas de la Cuenca Amazónica, donde la extracción penetrante de recursos ha acelerado la propagación del COVID-19, están exigiendo a nueves países que realicen una suspensión de las actividades extractivas para detener el “ecocidio, etnocidio y terricidio”, como fue declarado por la primera Asamblea Mundial de la Amazonía en julio. Los Pueblos Indígenas constituyen la primera línea de defensa del bosque tropical de la Amazonía, y tod@s nosotr@s dependemos de sus esfuerzos para protegerlo. En Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Guyana Francesa y Suriname, los Pueblos Indígenas se han unido para exigir un final a toda la insensatez. Enfrentadas a un inmenso despliegue de amenazas causadas por una extracción sin restricciones en sus territorios —contaminación tóxica, furiosos incendios, pérdida de territorio y biodiversidad, cambio climático, y, ahora, contagio— las comunidades indígenas están aliándose y demostrando el poder de su visión para un planeta más justo y vivible.

La lucha por una suspensión de la extracción no se ganará de arriba hacia abajo; los Pueblos Indígenas no pueden esperar a que los gobiernos ordenen el final de toda actividad extractiva en sus tierras. En lugar de eso, las comunidades indígenas están lanzando y ganando batallas legales y políticas sin precedentes para proteger sus derechos y territorios, lo que implica millones de hectáreas de bosque tropical amazónico salvadas y la protección de nuestro clima global. Puedes ver la fuerza del Movimiento Indígena en sus recientes triunfos pioneros alrededor del mundo— de la victoria en Standing Rock contra el Oleoducto de Acceso de Dakota hasta la victoria Waorani contra la extracción petrolera en la región de Pastaza en Ecuador. Sin embargo, los gobiernos y corporaciones continúan explotando los recursos del mundo a ritmos alarmantes con un riesgo enorme para los Pueblos Indígenas.

Si podemos ganar esta lucha, entonces podemos ganar otra, y otra, de manera que los gobiernos de la región se vean forzados a prestar atención a la sabiduría de los Pueblos Indígenas, quienes han habitado la Amazonía por milenios, y se dé lugar a una nueva era enraizada en su visión de un mundo más seguro, más saludable y más sustentable.

Justicia para las Comunidades IndígenasImpactadas por el Derrame de Petróleo en Ecuador

Envía la carta a la corte

Actúa

Justicia para las Comunidades Indígenas Impactadas por el Derrame de Petróleo en Ecuador

Un llamado a una moratoria sobre el extractivismo en la Amazonía

¡Comparte el movimiento!