“Estamos viviendo una pesadilla. Los Waorani somos humanos, 

El petróleo para las grandes ciudades sale de nuestras tierras, 

De donde están enterrados nuestros abuelos, pero estamos olvidados”

21 de mayo de 2020. Puyo, Ecuador – Somos guerreros, jaguares y guardianes milenarios de la selva, durante miles de años, vivimos libre de enfermedades. Después de contacto con el mundo occidental llegó la enfermedad, y con el tiempo, nuestros territorios han sido invadidos por petroleras y madereros que -en complicidad con el gobierno de turno- no sólo extraen nuestros recursos, sino nos dejan enfermedades, muerte y contaminación. Hoy, más de un año después de nuestra victoria histórica protegiendo 180,000 hectáreas de selva amazónica prístina contra la explotación petrolera en Pastaza, nos estamos organizando para luchar y superar esta crisis sanitaria en todo nuestro territorio. Crisis que exacerba las amenazas existentes contra nuestra existencia como pueblo.

Frente a la propagación ya confirmada en nuestro territorio con nueve casos covid-19 en Miwaguno y tres en las comunidades de la vía Auca, en la provincia de Orellana, y de varios sintomáticos relacionados con este virus en las comunidades de Toñampare, Meñepare, Obepare, Nemompare y Bataboro, en la provincia de Pastaza; Gareno, Konipare, en la provincia de Napo; Miwaguno, Yawepare, Guiyero y Dicaro, en la provincia de Orellana, denunciamos públicamente que el Estado ecuatoriano no ha actuado oportunamente a nuestras alertas y no ha establecido de manera concertada un protocolo de emergencia en nuestras comunidades. Al contrario, pese al riesgo que venimos advirtiendo desde el inicio de la emergencia las operaciones de las petroleras, la tala legal e ilegal de nuestros bosques ha continuado, lo cual nos pone en riesgo inminente de exterminio físico y cultural tanto a nuestra Nacionalidad como a los pueblos en aislamiento voluntario.

Asumimos también sus voces como nuestras y anunciamos que como NAWE, CONCONAWEP y organizaciones aliadas de la Alianza por los Derechos Humanos presentamos una acción de medidas cautelares en contra del Estado ecuatoriano, específicamente dirigidas hacia el Presidente Lenín Moreno y el Vicepresidente Otto Sonnenholzner, como responsables del COE Nacional, al Ministerio de Salud, a la Secretaría de Derechos Humanos y al Ministerio del Ambiente y del Agua.

En nuestra demanda, exigimos que se desarrollen acciones URGENTES, debidamente concertadas con nuestras Autoridades propias y coordinadas entre las referidas autoridades Nacionales y los COE seccionales. Estas deben estar encaminadas a atender y contener el covid-19; por tanto, a proteger nuestra vida y la de los pueblos en aislamiento voluntario. Pues, algunas comunidades que registran sospechosos de covid-19 están muy cercanas a los senderos de la zona intangible por donde transitan Tagaeri y Taromenane. Estos pueblos hermanos están en riesgo porque recorren también nuestros caminos, y, en ocasiones, se acercan a nuestros territorios a coger objetos, ollas, machetes.

Exigimos que se priorice nuestra atención, no sólo la atención de grandes ciudades; que se equipen los subcentros de salud, porque de nada sirve tener médicos que no cuentan con los instrumentos necesarios. De igual forma, pedimos testeo masivo en todas las comunidades waorani y paralización de las actividades extractivas en nuestro territorio, por el riesgo que han traído para nuestra salud.

Esta demanda tiene lugar, porque desde el inicio de la emergencia sanitaria, hace más de 60 días, como Autoridades de la Nacionalidad Waorani alertamos al Estado ecuatoriano del riesgo que enfrentamos como pueblo en reciente contacto debido a nuestro sistema inmunológico más frágil ante enfermedades nuevas. Alertas que se volvían insistentes al corroborar que las actividades extractivas (madereras y petroleras), pese a no ser actividades esenciales, continuaban desarrollándose en medio de nuestros territorio.

Además, enviamos varias comunicaciones a las autoridades locales, en las que evidenciamos nuestra profunda preocupación por la falta de concertación con nuestras Autoridades propias para desarrollar protocolos; pedíamos que se invierta el dinero del fondo común amazónico también con nuestra Nacionalidad tanto en dotaciones de kits de bioseguridad y en kits alimenticios que permita a nuestra gente quedarse en las comunidades. Insistimos en la necesidad de coordinar la aplicación de pruebas diagnósticas y de atención cuando nuestros hermanos empezaron a enfermar.

Pese a que el Ministerio de Salud, estableció canales de comunicación con nosotros, ha proporcionado respuestas poco efectivas, pero, en esencia, culturalmente poco aptas frente a la gravedad de la emergencia y al contexto en el que se desarrolla nuestra vida -territorio extendido en tres provincias (Napo, Pastaza y Orellana) y geográficamente distante-. En lugar de establecer un comité que  gestione la atención integral y multidimensional, nos pedían coordinar con distintos funcionarios en función de la provincia donde se iban reportando los sospechosos de contagio. Reiteramos que el Estado ecuatoriano poco o nada hace para garantizar nuestros derechos a la salud, a la vida, a la autodeterminación y a otros derechos fundamentales.

No obstante, ejerciendo nuestro derecho al autogobierno, desarrollamos nuestros propios protocolos, auto gestionamos ayudas humanitarias para nuestra población y usábamos nuestra medicina ancestral para incrementar nuestras defensas y curarnos cuando había indicios de enfermedad. Asimismo, establecimos un sistema de guardianía en diferentes puntos de nuestro  extenso territorio, misma que evita el ingreso de terceros que nos pone en riesgo.

Con los días, aumentaron los reportes de los dirigentes comunitarios sobre el deterioro de la salud de nuestros jóvenes y, lo más preocupante, de nuestros Pikenani (autoridades tradicionales, sabios) y, actualmente, lamentamos la muerte de uno de ellos, Carlos Bay Ima, quien murió tras 12 de estar enfermo y sin poder llegar al Hospital de El Coca. La muerte de este abuelo golpea a nuestra Nacionalidad, porque él era un defensor del territorio Waorani, siendo, incluso, detenido y acusado de terrorismo años atrás por ejercer su derecho a proteger la selva.

Nuestros Pikenani son vitales para nuestra cultura. Ellos sostienen nuestra vida como Nacionalidad, ellos nos enseñaron la medicina con la que hoy suplimos el olvido del Estado. Ellos protegen la selva, la cultivan; en cambio, el Estado, aparece solamente cuando necesita los recursos naturales que se encuentran en nuestro territorio, como el  petróleo y otros recursos. En estos tiempos oscuros, recordamos este canto de nuestros Pekinani, durante una grande asamblea de nuestras comunidades en 2015: “Nosotros somos la voz, nosotros somos la selva, nosotros somos el territorio, somos la vida”.

Decalraciones:

“Frente al crisis sanatorio que nos arriesga la vida a los pueblos originarios, el accionar del Gobierno Ecuatoriano está resultando inútil y contraproductiva, por el simple hecho que no están coordinando activamente con los líderes indígenas, y están dejando a nosotros en el abandono.  El virus ya está invadiendo en nuestro territorio, es una emergencia que requiere acción inmediata y contundente, pero el gobierno está atendiendo más a las personas de las ciudades, y dejando a las comunidades indígenas en la selva, como siempre, para defenderse por sí solos. Además están montando una burocracia tremenda que obstaculiza las respuesta positivas y no están brindando atención médica adecuada.  De hecho, sin herramientas y pruebas, el mismo ministerio de salud está diciendo a nuestras comunidades que solo tienen gripe simple nomas, cuando en la actualidad se trata del mismo coronavirus.”   

–        Gilberto Nenquimo, Presidente de la Nacionalidad Waorani de Ecuador (NAWE)

“Cómo es posible que durante una pandemia global que amenaza a la vida de los pueblos, el gobierno sigue extrayendo petróleo de los territorio indígenas, y así exponiendonos al coronavirus?  Pues, es claro que les  importa más el dinero que nuestras vidas.  Las primeras comunidades Waorani contagiadas con coronavirus están en las vías petroleras.  El petróleo contamina nuestros ríos y causa cambio climático, y ahora está trayendo más enfermedades a nuestro territorio. El gobierno tiene que respetar el derecho a la vida del pueblo Waorani, y también de nuestros hermanos y hermanas los Tagaeri y Taromenane. Deben parar todas las operaciones petroleras en nuestros territorios”. 

–        Nemonte Nenquimo, Presidenta del Consejo de Coordinación de la Nacionalidad Waorani del Ecuador – Pastaza (CONCONAWEP)

“La muerte de nuestros Pikenani es una perdida que nunca vamos a recuperar. Regresan espiritualmente a la selva, se convierten en jaguar, luego son defensores y siguen protegiendo desde otro mundo. Pero se van llevando el conocimiento de nuestra historia, nuestra cultura, nuestro territorio, nuestra espiritualidad, nuestras medicinas – todo. Los Pikenani saben que siempre hemos enfrentando las amenazas que llegan a nuestro territorio, desde las invasiones hasta las empresas petroleras y las enfermedades. Hoy, no es diferente y vamos a seguir luchando, resistiendo y gobernando nuestro territorio. Veo que sin insistencia de nuestros líderes, no hay acciones del gobierno. Sin presión, no hay respuesta. Y la situación ha sido siempre, no es sólo para el tema de coronavirus. En la Amazonía, estamos unidos para defender un solo camino, para presionar a los gobiernos que vienen destruir nuestro territorio y nuestras vidas. Sólo unidos venceremos la enfermedad, y haremos respetar nuestros derechos”.

–        Oswando Nenquimo, Vocero Waorani de Pastaza 

CONTACTOS

Voceros: 

  • Gilberto Nenquimo, Presidente de  NAWE –  +593 997 136 419
  • Nemonte Nenquimo, Presidenta de CONCONAWEP – +593 979 709 411
  • Oswaldo Nenquimo, Vocero Resistencia Waorani – +593 967 454 032
  • María Espinosa, Defensora DDHH, Abogada de Amazon Frontlines & Asesora de la Nacionalidad – +593 986 338 495 (sólo whatsapp)

 

Para obtener más información, entrevistas o solicitudes de fotos/videos, comuníquese con:

  • Sophie Pinchetti, Comunicadora – +593 98 148 4873
  • Alejandra Jacome, Comunicadora – +593 99 271 3867
Share the movement!