En seguimiento a la Alerta 35, publicada el 15 de mayo, en la que las organizaciones waorani y de derechos humanos alertamos de la presencia de un caso positivo de covid-19 en territorio waorani y de varios integrantes de la Nacionalidad con sintomatología asociada, reiteramos nuestra preocupación ante el incremento de casos confirmados como positivos en la comunidad de Miwaguno y la ausencia de respuesta oportuna por parte del Ministerio de Salud Pública (MSP) para dar atención en las comunidades de Conipare y Gareno, en la provincia de Napo; Yawepare, en la Provincia de Orellana y Toñampare, en la provincia de Pastaza. En todas estas comunidades, autoridades comunitarias y moradores confirman la presencia de sintomáticos asociados.

El 15 de mayo personal del MSP acudió a la comunidad de Miwaguno, conformada por 143 personas, de las cuales fueron atendidas 40: 17 con antecedentes de presentar síntomas hace más de una semana y 6 con síntomas sospechosos en el momento de la intervención. Entre las personas atendidas, hay 1 mujer embarazada y 2 adultos mayores. Se realizaron 20 pruebas rápidas y 7 hisopados nasofaríngeos, que fueron enviados al laboratorio de referencia del Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (INSPI) Quito.1

Pese a esta atención preocupa la actitud hostil de algunos funcionarios del MSP frente a autoridades legítimas de la Nacionalidad. El sábado, 16 de mayo de 2020, se acordó sostener una reunión entre el MSP y delegados del Consejo de Coordinación de la Nacionalidad Waorani de Ecuador – Pastaza (CONCONAWEP), en la que se informaría sobre la situación establecida por el referido ministerio en Miwaguno. Sin embargo, la reunión no se llevó a cabo y los funcionarios señalaron que solamente hablarían con Gilberto Nequimo, Presidente de la Nacionalidad Waorani (NAWE). Esto no sólo implica un desconocimiento a las decisiones autónomas al interior de la Nacionalidad con relación a la gestión sobre la propagación del covid-19, sino también a otras autoridades elegidas por la población Waorani y legitimadas por la misma organización que representa a la Nacionalidad.

Este accionar por parte de algunos funcionarios del MSP puede provocar divisiones y conflictos, cuando lo que resulta fundamental es sumar esfuerzos y criterios; además, transparentar adecuadamente la información disponible. Le recordamos al MSP que la salud humana no sólo depende del fácil acceso a la atención sanitaria; también, del acceso a información precisa sobre la naturaleza de las amenazas y los medios para protegerse a sí mismos, a su familia y su comunidad.

Ante el avance y agravamiento del covid-19 en el territorio nacional y la demostrada deficiencia del sistema de salud y la respuesta humanitaria estatal a las comunidades indígenas, la nacionalidad Waorani resulta expuesta a un mayor grado de discriminación y estigmatización. La CIDH llama a los Estados a supervisar que los protocolos médicos, las guías bioéticas, las decisiones sobre recursos médicos y tratamientos en relación con el covid-19 sean desarrollados e implementados sin discriminación.

Igualmente, hacemos público el pronunciamiento de Juan Pablo Enomenga, presidente de la comunidad de Miwaguno (ver imagen adjunta). Dicha autoridad indica que son dos los casos confirmados de covid-19 en la referida comunidad, a la vez que manifiesta su preocupación debido a que este territorio, ubicado en la provincia de Orellana, se encuentra a tan sólo tres horas de senderos por los que transitan los pueblos indígenas en aislamiento voluntario, Tagaeri y Taromenane. En este sentido, la ayuda humanitaria -culturalmente adecuada- es vital, pues evitará que la población waorani se adentre en la selva, para realizar actividades de cacería, pesca y recolección mientras transcurre el tiempo del cerco epidemiológico y aislamiento.

Adicionalmente, el pronunciamiento del dirigente de Miwaguno inquieta porque devela –una vez más– la negligencia con la que ha actuado el Estado con las poblaciones indígenas. En este caso, la población waorani con sintomatología asociada al covid-19 ha acudido a casas de salud y los médicos han adelantado un diagnóstico, sin aplicar con antelación pruebas rápidas o PCR y sin tomar en cuenta que se trata de una población de reciente contacto con una memoria inmunológica reciente y muy probablemente frágil ante pandemias como el covid-19. Estos hechos lamentables preocupan porque dejan clara la poca predisposición de algunos funcionarios del Ministerio de Salud Pública para encarar con prontitud la grave situación que enfrenta esta Nacionalidad.

Por lo anterior, insistimos al Ministerio de Salud y a los COE cantonales en las exigencias referidas en nuestra Alerta 35 (15 de mayo). Además, es necesario que estas instancias asuman su obligación de actuar de manera coordinada, concertada y eficaz. Asimismo, es urgente garantizar el acceso a pruebas rápidas de tamizaje y de pruebas PCR para diagnóstico de Covid-19; la aplicación de medidas oportunas, efectivas, culturalmente adecuadas y concertadas, para prevenir, contener y tratar el brote del virus en este territorio, altamente vulnerable; así como, garantizar que el aislamiento se lo realice con garantías humanitarias para la pervivencia alimentaria y la estabilidad emocional.

Finalmente, reiteramos en prestar una colaboración efectiva con las autoridades del MSP a efectos de facilitar el cumplimiento de sus obligaciones.

Datos de Contacto:

Gilberto Nenquimo, Presidente de NAWE – +593 997136419

Nemonte Nenquimo, Presidenta CONCONAWEP – +593 979709411

Oswaldo Nenquimo, Vocero Resistencia Waorani – +593 967454032

María Espinosa, Defensora DDHH, Asesora de la Nacionalidad – +593986338495 (sólo whatsapp)

1 Ref. INFORME DE LA INTERVENCIÓN POR PARTE DEL EQUIPO DE SALUD EN LA COMUNIDAD MIWAGUNO

Share the movement!