Nacionalidad Siekopai enfrenta casos de COVID-19 confirmados sin que a la fecha exista un plan de contención por parte de MSP ni asistencia humanitaria desde Carteras de Estado

  1. Los Siekopai somos una nación transfronteriza entre Ecuador y Perú, con una escasa densidad demográfica. En la actualidad, estamos asentados en seis comunidades: San Pablo de Katëtsiaya, Wa’iya, Bellavista, Siekoya Remolino, Sewaya y Eno, dentro de los cantones Cuyabeno y Shushufindi, en la provincia de Sucumbíos. En Ecuador, hemos sido despojados de más del 95% de nuestro territorio ancestral. 1 Según nuestro último censo comunitario, somos 184 familias, con una población de 744 personas.
  2. Nuestro territorio actual se encuentra rodeado de infraestructura petrolera, cultivos de palma aceitera y poblados mestizos. Todo ello incrementa notablemente los riesgos asociados al COVID-19. A la situación de riesgo por la falta de provisiones y por la presión de terceros invasores, se suma el incremento de actividades ilegales que tienen lugar en nuestro territorio. Así, el pasado, 26 de marzo, a través de una denuncia pública, informamos que encontramos una cantidad importante de pescados envenenados en el río Shushufindi. Evidentemente, estos hechos no son nuevos, sino que se han exacerbado, y agravan más nuestra pervivencia alimentaria.
  3. Nuestra nacionalidad vive una situación de especial vulnerabilidad con respecto al ejercicio de derechos humanos y colectivos, situación reforzada por nuestra baja densidad demográfica. Estamos expuestos a situaciones sistemáticas de abandono y desatención estatal, presión de actividades extractivas 2 o forestales generadoras de despojo. 3 Es decir, se trata de una población que está expuesta a problemas relacionados con la falta de infraestructura de salud, condiciones de abastecimiento alimentario, agua potable y bioseguridad.
  4. Desde la última semana de Marzo, varias personas de la comunidad desarrollaron sintomatología asociada a COVID-19 (Fiebre, tos, dolor corporal, problemas respiratorios).
  5. El 9 de abril del 2020, se atiende en Tarapoa una persona Siekopai del Centro Comunal de Waiya, quien es diagnosticado por médico familiar con un cuadro faringo amigdalar + neumonía bacteriana con afección del pulmón derecho, siendo tratado con antibióticos y medidas higiénicas sanitarias correspondientes; y es remitido a su domicilio. Ese mismo día, el personal del MSP visita el domicilio del paciente, encontrándose 2 adultos mayores con cuadro similar de afección pulmonar.
  6. Estas personas reciben tratamientos farmacológicos en base a antibiótico y sin ninguna otra previsión relativa a COVID-19. No se practican pruebas rápidas o PCR a ninguna de estas personas ni a otros miembros de la comunidad.
  7. El día 14 de abril, en la comunidad Bellavista, fallece una persona Siekopai adulta mayor con sintomatología coincidente con COVID-19: fiebre y tos tipo influenza. Algunas otras personas de su entorno familiar presentaban sintomatología similar. El 15 de abril se tomó una prueba PCR mediante hisopado nasofaríngeo a una persona del núcleo familiar.
  8. La prueba fue remitida al INSPI, y tardó 14 días en entregar el resultado positivo.
  9. El día 17 de abril, por pedido de algunos líderes comunitarios de la nacionalidad, la Alianza de Organizaciones por los Derechos Humanos emitió una ALERTA, indicando que, en 15 días previos, al menos 20 personas de la comunidad presentaron síntomas asociados al COVID-19. Se hizo énfasis en la urgencia de la presencia del Ministerio de Salud para testeo masivo y las acciones INMEDIATAS del COE Nacional y de la Presidencia de la República.
  10. Una vez emitida la alerta, personal del Distrito de Salud Cuyabeno tomó contacto con dirigentes de la nacionalidad, indicando que no tienen elementos de sospecha para pensar en casos COVID-19 y, por ello, no se han administrado procesos de testeo rápidos y PCR. Se señaló también que no hay disponibilidad de pruebas en el cantón, y que existe alguna reservada para ser usada si se considera indispensable.
  11. Desde el día 19 de abril, se realiza el ingreso de personal médico de los distritos de Cuyabeno y Shushudinfi a las comunidades de San Pablo, Wa’iya, Bellavista, quienes toman contacto con varias de las personas sintomáticas, coincidentes con COVID-19. Ese día, se indicó que se trata de cuadros faringo amigdalar o neumonía, y no se tomaron pruebas.
  12. El día 21 de abril, falleció otra persona adulta mayor de una comunidad Waiya, quien también presentó sintomatología coincidente con COVID-19: fiebre y tos tipo influenza. En este entorno familiar, tampoco se tomaron pruebas rápidas o PCR, a efectos de confirmar o descartar el referido virus.
  13. El MSP del distrito Cuyabeno nos informó sobre la necesidad de conseguir vía donación pruebas rápidas y PCR, debido a que no cuenta con ellas. En una reunión de trabajo sostenida el día 19 de abril, se señaló que se habían solicitado donación de pruebas rápidas a dos empresas petroleras que operan en la zona. Mientras, por parte de PETROECUADOR, no recibieron respuesta alguna; en cambio, la empresa ANDES indicó no poder ayudar con la petición, pues la misma está fuera de sus protocolos.

Condenamos la respuesta de las petroleras, que se acercan a nuestra nacionalidad y muestran disposición de cooperar solo cuando el apoyo o respuesta comunitaria beneficia sus intereses económicos. 

  1. La propia nacionalidad debió entonces buscar apoyo con aliados para conseguir 50 pruebas rápidas, mismas que fueron entregadas al MSP Distrito Cuyabeno, el día 24 de abril. Entre los días 27 y 29 de abril, el MSP practicó 44 pruebas rápidas, de las cuales 14 aplicadas en personas de la Nacionalidad resultaron positivas.
  2. De las 44 pruebas rápidas tamizadas, 8 fueron usadas en personal del MSP, y 3 dieron positivo a COVID-19. Desconocemos hasta la fecha el protocolo que se siguió con el personal en mención.
  3. De las 14 personas de la nacionalidad positivas en prueba rápida, se aplicaron 8 pruebas PCR mediante hisopado nasofaríngeo. A la fecha, seguimos a la espera de los resultados.
  1. El día 30 de abril, se sostuvo una reunión entre dirigentes de la Nacionalidad y miembros del Distrito Cuyabeno del MSP. Durante la reunión, se informó a la comunidad sobre los resultados de pruebas rápidas y PCR. El personal del MSP se comprometió a desarrollar un plan de contingencia e intervención para ser socializado con la dirigencia.
  2. Hasta el día de hoy, se desconoce el mencionado plan. No se han implementado acciones de ninguna naturaleza a efectos de generar cercos epidemiológicos, información, atención o búsqueda de casos en otras comunidades aledañas.
  3. Adicionalmente, hemos advertido de la difícil situación alimentaria que atravesamos. Las actividades de cacería o pesca se han visto restringidas por la presión de terceros no indígenas y por la contaminación de fuentes de agua. Así mismo, por las restricciones de movilidad y aislamiento, nos hemos visto impedidos de realizar actividades de sustento económico y también de acceder con normalidad a centros poblados para la compra de víveres.
  4. Desde el pasado 22 de abril, estamos a la espera de la llegada de 184 kits de alimentos comprometidos por el MIES gracias a la gestión realizada por la dirigencia de la Nacionalidad y defensores de DDHH.
  1. En horas de la noche del 3 de mayo, se confirma un segundo caso positivo mediante prueba PCR.

REITERAMOS al Estado la obligación que tiene de aplicar perspectivas interseccionales, y prestar especial atención a las necesidades y al impacto diferenciado que las medidas de emergencia y contención frente a la pandemia del COVID-19 generan sobre los derechos humanos de los grupos históricamente excluidos o en especial riesgo, tales como: Pueblos indígenas. Teniendo en particular consideración que, en el contexto de pandemia, por lo general, los cuidados de las personas enfermas o necesitadas de especial atención recaen fundamentalmente en las mujeres, a expensas de su desarrollo personal o laboral, existiendo un escaso nivel de institucionalización y reconocimiento social o económico para tales tareas de cuidado, que, en tiempo de pandemia, se vuelven aún más necesarios y exigentes. (CIDH – RESOLUCIÓN NO. 1/2020 PANDEMIA Y DERECHOS HUMANOS EN LAS AMÉRICAS – 10 de abril de 2020)

EXIGENCIAS: 

  1. En concertación y coordinación con la dirigencia de la Nacionalidad Siekopai, el MSP debe emprender acciones culturalmente apropiadas de prevención primaria, para evitar que el COVID-19 llegue a otras comunidades Siekopai y de otras nacionalidades; prevención secundaria, para la detección temprana de casos; y prevención terciaria, para la reducción de la mortalidad.
  2. Que el MSP, de manera concertada con la dirigencia de la Nacionalidad, implemente El Protocolos y directrices generales para el manejo de la emergencia del COVID-19 en las comunidades y comunas indígenas del Ecuador, elaborado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (CONFENIAE).
  3. El MSP deberá de manera oficial y pública informar a todas las comunidades de los cantones Cuyabeno y Shushufindi del riesgo existente, y deberá realizar la identificación de todas las comunidades y/o personas que presenten sintomatología similar a la presentada en el caso de nuestra nacionalidad. En este sentido, se debe garantizar sin dilación, como en nuestro caso, el testeo y cerco epidemiológico correspondiente.
  4. Se garantice de manera INMEDIATA la dotación suficiente de pruebas rápidas, pruebas PCR y equipos de bioseguridad (mascarillas, gel, trajes, etc.) en las comunidades de la Nacionalidad y en las comunidades indígenas y campesinas aledañas, a fin de establecer la existencia de casos COVID-19 positivos y actuar en consecuencia. La realización de pruebas masivas territorializadas permite la detección temprana de personas contagiadas sintomáticas y asintomáticas, y es una medida urgente para contener la expansión del virus.

Si el MSP no cuenta con las pruebas y equipos de bioseguridad exigimos lo admita de manera pública, y busque la cooperación con ONG Nacionales e Internacionales. Lo anterior encaminado a garantizar el derecho a la salud de manera prioritaria e idónea.

  1. Que el MSP, de manera concertada con la dirigencia de la Nacionalidad, implemente el Protocolo y directrices generales para el manejo de la emergencia del COVID19 en las comunidades y comunas indígenas del Ecuador, elaborado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonia Ecuatoriana (CONFENIAE). Ningún otro protocolo o directriz ha sido creado con la participación y aporte de los Pueblos Indígenas y, por tanto, no existe garantía de que incorpore criterios de idoneidad y pertinencia.
  2. Que el MIES garantice la provisión de alimentos ajustados a las necesidades y costumbre de la Nacionalidad, considerando, además, la composición multigeneracional de nuestras familias, siendo entre 7 a 9 personas por casa. De igual forma, se deberá establecer un cronograma de entrega de estos alimentos hasta que existan las condiciones para levantar el aislamiento y retornar a las actividades de autosustento.
  3. Exigimos de los GADs y distritos de Salud del MSP de Cuyabeno y Shushufindi se transparente cuál fue el monto y en que se está invirtiendo el recurso designado por la Secretaría Técnica de la Circunscripción Territorial Especial Amazónica. Así como, que, de manera emergente, se dispongan los recursos necesarios para la atención de la Nacionalidad Siekopai tanto en términos de contención y respuesta por los casos COVID-19 positivos como en términos humanitarios, pues con URGENCIA requerimos acceder a alimentos de manera suficiente y pertinente.
  4. Que las instituciones correspondientes realicen la respectiva investigación, que establezca responsabilidades sobre la falta de actuación oportuna por parte del MSP ante las alertas de casos sintomáticos coincidentes con COVID-19, y se sancione a los responsables.
  5. Se disponga la moratoria de actividades petroleras de manera inmediata; y que el COE Nacional y el Ejecutivo dispongan que, en el marco de la emergencia sanitaria y el estado de excepción, las petroleras aporten con presupuesto al MSP y COE cantonales para la adquisición de pruebas rápidas, PCR e insumos de bioseguridad. Resulta absurdo que las Nacionalidades tengamos que buscar fondos propios y de aliados para la compra de pruebas, kits de bioseguridad y alimentos, mientras, de manera miserable, las Petroleras se niegan a dar apoyo al propio sistema de salud.

Justino Piaguaje

Presidente de la Nacionalidad Siekopai

1 Juan Carlos Franco Cortez. ESTUDIO ANTROPOLÓGICO DEL TERRITORIO ANCESTRAL DE LA NACIONALIDAD SECOYA. Sustento etnohistórico y antropológico del territorio ancestral de la nacionalidad Secoya y los despojos territoriales acaecidos en el siglo XX en la amazonía ecuatoriana.

2 La implementación de la política minero-energética acelera el despojo y profundiza la crisis de acceso a servicios básicos, como el agua potable y alimentación, así como la capacidad de percibir ingresos derivados de la artesanía, la agricultura, las ventas ambulantes, el servicio doméstico, el pequeño come y otros oficios.

3 Asimismo, la destrucción de los ecosistemas producto de la extracción ilimitada de recursos naturales no renovables, la deforestación y el acaparamiento de tierras para el agronegocio, han sido elementos determinantes en la propagación de agentes patógenos.

Share the movement!